GIMNASIA ABDOMINAL HIPOPRESIVA: UN COMPLEMENTO MUY EFICAZ PARA LA PRÁCTICA DEPORTIVA (por Mía Morillo, Fisioterapeuta)

Image

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta vez quiero presentaros este método, del cual soy especialista y “usuaria”. Quizás habréis oído hablar de él pero aún no os hayáis animado a practicarlo, este es el momento! Puede que al principio sea un tanto costoso dado que su peculiar práctica puede resultar agobiante en sus inicios pero os aseguro que una vez dominada no os lamentareis de haberla conocido, allá va!

Con la entrada de  la Gimnasia Abdominal Hipopresiva al mundo del fitness, esta técnica, hasta ahora bastante  desconocida, ha comenzado a incluirse como  herramienta complementaria en el ámbito deportivo.

Este método fue desarollado por el Dr. Marcel Caufriez hace más de veinte años para  recuperar la faja abdominal de la mujer en el postparto sin perjudicar su suelo pélvico. Desde entonces, y gracias a los buenos resultados en este ámbito, la Gimnasia Abdominal Hipopresiva en el mundo de la fisioterapia es una práctica básica en la recuperación de las disfunciones uroginecológicas tanto en hombres como en mujeres.

La Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH) trabaja el cuerpo de forma global, normalizando las tensiones musculares y mejorando la postura.

Se basa en la repetición de unas secuencias posturales mantenidas asociadas a una apnea espiratoria con activación de la apertura costal. Esta posición particular provoca un descenso de la presión intra-abdominal, relaja el diafragma y que ejerce una succión de las visceras pélvicas.

Las resultantes principales de este tipo de trabajo son un aumento del  tono muscular de la faja abdominal y del suelo pélvico, una mejor vascularicación de los tejidos, un aumento del metabolismo, una mejora de los parámetros respiratorios y una disminución de la tensión muscular.

En el año 2006 Caufriez, tras entrar en contacto con Piti Pinsach, crea los Hipopresivos dinámicos, también denominados Reprocessing Soft Fitness, como técnica ideada para  la prevención en el deporte y el fitness.

Recientes investigaciones de Marcel Caufriez junto con Toni Riera han mostrado que la práctica de Hipopresivos Dinámicos mejora el rendimiento deportivo.

En este estudio, tras aplicar los Hipopresivos Dinámicos a deportistas de alto rendimiento durante un periodo de 8 semanas, se observan mejoras posturales, aumento de la fuerza explosiva, aumento de la eritropoyetina (EPO) endógena y mejoras de los parámetros respiratorios. Estas mejoras son atribuidas a la normalización de las tensiones musculares, a la mejor gestión de la presión intra-abdominal,  a la hipoxia generada por la apnea, a la normalización tónica del diafragma y a la potenciación de la musculatura inspiratoria y espiratoria.

Para entender el mecanismo de acción del Método Hipopresivo es imprescindible tener en cuenta la naturaleza de la musculatura que queremos trabajar y qué parámetros  de esta musculatura deseamos potenciar.

La diferencia esencial entre los abdominales clásicos y los abdominales hipopresivos es que en el primeros trabajamos la FUERZA y en los segundos trabajamos el TONO.

Cuando hablamos de fuerza nos referimos a una actividad muscular voluntaria y cuando hablamos de tono nos referimos a una actividad muscular involuntaria que encontramos en músculos en reposo.  Estos parámetros de acción van asociados a un tipo de fibras musculares determinadas.

Y porqué  son estos conceptos tan importantes? Porque la musculatura de la faja abdominal está compuesta en su mayor parte por fibras tónicas, es decir, fibras que solo podemos activar de forma refleja (involuntaria) y que están regidas por el Sistema Nervioso Autónomo.

En la práctica de la Gimnasia Abdominal Hipopresiva no se pide nunca la contracción voluntaria de los músculos abdominales puesto que su objetivo es la regulación de las tensiones músculoconjuntivas a diferentes niveles del cuerpo mediante la activación refleja, no voluntaria, del tono muscular.

La faja abdominal tiene una función postural y de sostén esencial para la estática y la dinámica corporal.

Al ejercitar un músculo debemos tener siempre en cuenta el objetivo que deseamos alcanzar (aumento del tono muscular, aumento de la fuerza o aumento del trofismo), la histología (qué tipo de fibras lo componen y en qué proporción) y su función principal.

La Gimnasia Abdominal Hipopresiva está contraindicada en casos de hipertensión arterial, embarazo y problemas cardiovasculares.

Y ahora llega el momento de poner manos a la obra!

Para empezar a practicar los Abdominales Hipopresivos debemos ponernos en manos de un profesional acreditado que nos guiará en el aprendizaje y que personalizará la secuencia de ejercicios.

Una vez aprendidos deberemos practicarlos cada día durante varios meses y el profesional realizará controles mensuales para valorar si se ha producido la reprogramación, activación, de la faja abdominal.

Llegado este momento podemos seguir practicando los hipopresivos dos veces por semana como mantenimiento.

La Gimnasia Abdominal hipopresiva es para mi un complemento ideal para cualquier  tipo de deporte, para prevenir lesiones y para ayudarnos a lograr nuestros objetivos.

No hemos de verla como una amenaza ni como una técnica excluyente sino como una oportunidad para reequilibrar nuestra postura y contrarrestar los impactos propios de la práctica deportiva, punto vital para la mujer en el deporte y un ingrediente que puede mejorar nuestra salud si nos acompaña en el entrenamiento.

Enlaces (por si os quereis saber más):

https://www.pitipinsach.net        (en la pestaña de investigaciones encontrareis una explicación más extensa de la investigación de Caufriez y Riera con deportistas de élite)

https://www.metodohipopresivo.com

https://www.toniriera.com

https://www.marcel-caufriez.net

https://www.tamararial.net

¿DEBERÍAS ENTRENAR CON MÚSICA? (por Fito Florensa, Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte)

(FUENTE: Men’s Health)

“La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón”. (Magdalena Martínez)

Música y deporte

Hay numerosos estudios en el campo de las Ciencias de la Actividad Física y del Deporte que intentan relacionar música y rendimiento deportivo. Actualmente no se extraen resultados claros, aunque digamos que este hecho se debe más a la falta de conocimiento en algunas áreas del ser humano, que a la no relación entre rendimiento deportivo y  música. La música tiene que ver con la motivación (difícil de medir, intangible), y la motivación es un factor indispensable para rendir. Tan es así, que todos los profesionales de las disciplinas deportivas no musicales, cuando están ultimando detalles para la competición, entrenan sin música. Esto se debe a que el día de la competición no tendrán el estímulo extra de la música y deben buscar otras estrategias de motivación más complejas que escuchar música. Y como ya sabéis, en el ámbito del deporte profesional: “Se entrena como se compite” y al revés. En personas que no son profesionales del deporte, la música les puede empujar, entre otros, a no decaer, no abandonar,  correr 10’ más, cambiar el ritmo en la bicicleta o a aislarse de comentarios ajenos en el gimnasio donde entrenan. Si entrenas en circuito en el gym, puedes marcar el cambio de estación con una canción que, además, su ritmo vaya en acorde con el ejercicio que toque.

No existe la lista de canciones perfecta, hay tantas canciones y emociones como personas hay en el mundo. Además, el estado de ánimo de un día u otro no es siempre el mismo, lo que se traduce en necesitar un tipo u otro de música para cada caso concreto.  Existe algún científico que ha llegado a relacionar el gusto musical en función de la FC de una persona a diferentes intensidades durante el entrenamiento. En cualquier caso y de modo general,  el calentamiento debe comenzar con un ritmo y volumen suave, e ir progresando en estos parámetros a medida que nos vamos preparando para el entreno. Si la parte principal es intensa, el ritmo y volumen de la música irá en acorde. Y para la vuelta a la calma, el ritmo y volumen debe ir decreciendo. Aunque, como se dice, para gustos colores.

¡ATENCIÓN! La música en el deporte tiene muchos beneficios pero cuidado con:

-No pasarte con el volumen (decibelios): AEntre 40 y 60 dB comienza a molestar (Molestias psíquicas de irritabilidad y pérdida de atención). Entre 60 y 90dB puede haber una pérdida de audición por exposiciones prolongadas. También existen reacciones neurovegetativas (Aumento de de la presión arterial, vasoconstricción periférica y aceleración de la FC.) A partir de los 100-120dB es dañino para tus oídos (Discoteca a 115 dB aprox.). A partir de 120dB (Un avión aterrizando muy cerca nuestro) hacia arriba llegamos al umbral del dolor y, contra más arriba, más riesgos corremos. Los 160-180db pueden llegar a romper el tímpano y pueden resultar a fatales.