LO PRIMERO ES LO PRIMERO (por Ferran Pons, Cardiólogo)

Image

Hola de nuevo.

Siguiendo el plan trazado, lo primero es comprobar mi estado de salud cardiovascular.

El motivo? ¡Pues evitar problemas! Prevenir en definitiva… Tengo una edad (35 años) a partir de la cual los expertos consideran que una revisión cardíaca completa es obligatoria si pretendo completar un reto como un triatlón de larga distancia.

La prevención de eventos cardíacos durante la práctica deportiva, y por extensión la prevención de la muerte súbita, es un tema que, por desgracia, está muy de moda en los medios. Todos tenemos en mente los últimos ejemplos, tanto en deportistas de élite como en amateurs.

Revisar un concepto tan complejo como este no es el objetivo de este post, pero sí me gustaría dar unos cuantos puntos clave para entender qué es y cómo podemos evitarla:

1.- El ejercicio físico es bueno para la salud. ¿Qué digo bueno? ¡Muy bueno! Además de alargar la vida y prevenir / mejorar multitud de enfermedades, nos ayuda a controlar la tensión arterial, los niveles de colesterol y los de azúcar, el sobrepeso … por no hablar de sus efectos sobre nuestra felicidad y la de la gente que nos rodea.

2.- Los estudios de autopsias practicados en deportistas de élite, que por desgracia han fallecido durante su práctica deportiva, revelan que la práctica totalidad tenía una enfermedad cardíaca (no detectada en vida) de origen genético. Se concluye de esto que la actividad física fue el detonante y no el causante de su muerte.

3.- En personas de más de 35 años (el punto de corte varía un poco según la publicación), en su mayoría amateurs, la enfermedad que produce problemas es la obstrucción de las arterias coronarias (infarto agudo de miocardio), por acción de los ya conocidos factores de riesgo (tabaco, colesterol, hipertensión arterial, diabetes, estrés, etc.).

3.- Teniendo en cuenta los puntos anteriores, la conclusión es la siguiente: hay que hacer una revisión médica en busca de las enfermedades genéticas, de los factores de riesgo mencionados y de posibles obstrucciones arteriales en el corazón, antes de embarcarse en un reto deportivo.

¿Cómo podemos llevar a cabo esta búsqueda? Pues tampoco es mi intención detallaros los protocolos médicos (que los hay y muy precisos). Os diré simplemente que con una entrevista médica (con unas preguntas concretas y una exploración física), un electrocardiograma (registro de la actividad eléctrica del corazón, ya sea en reposo o durante un esfuerzo, llamándose entonces prueba de esfuerzo) y una analítica, podemos sacarnos de encima muchas patologías. El 100% de seguridad es difícil de dar con el conocimiento médico actual, pero podemos intentar aproximarnos el máximo posible.

Image

Y después de toda esta introducción, os dejo en el blog el vídeo de mi prueba de esfuerzo, en este caso con análisis de gases incluido. El añadir este tipo análisis permite obtener información adicional sobre mi estado físico, muy útil para la planificacón y ejecución del entrenamiento. Lo detallaré en otro post.

Por fortuna no tengo factores de riesgo y la prueba salió bien. Lo que analizamos en una prueba de esfuerzo es lo siguiente:

1.- Electrocardiograma basal: Antes de empezar la prueba y en reposo. Nos ayuda a detectar la principal causa de muerte súbita en deportistas jóvenes, como es la hipertrofia miocárdica (aumento del grueso del corazón), que se intuye a través de unos altos voltajes (señal eléctrica más grande de lo normal). También detecta otras enfermedades raras genéticas, así como la presencia de ciertos tipos de arritmias.

2.- Electrocardiograma durante el esfuerzo: Permite detectar obstrucciones en las arterias coronarias, porque si existen, el trazado eléctrico se modifica substancialmente.

3.- Medidas de tensión arterial: Nos orienta sobre cómo reacciona nuestra tensión arterial durante el esfuerzo, y puede ponernos sobre la pista de una hipertensión arterial no detectada hasta la fecha.

4.- Presencia de arritmias durante el esfuerzo: también presentes en ciertas enfermedades genéticas, o en otras condiciones que sería largo de explicar. Pueden ser potencialmente fatales.

Espero haberos sido de utilidad. Este es un campo de enorme importancia para todos aquellos que pretendemos practicar deporte de forma segura. Además no he pretendido en absoluto alarmar. La probabilidad de que nos suceda algo similar es muy baja (entre 1 y 3 por cada 100.000 personas para menores de 35 años, según los estudios) pero vale la pena hacer lo máximo posible para evitar problemas, verdad? Para aquellos que tengáis más de 35 años… la probabilidad aumenta con el paso del tiempo y la presencia de factores de riesgo… a vosotros si que no os puedo suavizar el mensaje!! (aunque sigue siendo más baja entre personas que practican deporte con regularidad que entre sedentarios y la población general).

Os avanzo que el siguiente paso será ir a ver a las Fisioterapeutas y al Nutricionista… Tengo que hacer un hueco en mi agenda YA! A ver si lo consigo.

Un abrazo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s