QUIERO CORRER UN MARATÓN, PERO…¡QUÉ PEREZA! (por Mar Rovira, Psicóloga Deportiva)

QUIERO CORRER UN MARATÓN, PERO…¡QUÉ PEREZA!

Image

Si sois de aquellas personas que han decidido correr un maratón pero esos entrenamientos tan rutinarios y duros os hacen desistir, ¡tranquilos! Voy a explicaros una serie de medidas que os ayudarán a combatir el tedio y la pereza y os pondrán en marcha.
¿Estáis preparados?

Todos tenemos claro que aunque nos guste mucho lo que hacemos, en este caso correr, para cumplir los objetivos seguro que deberemos hacer muchas cosas que realmente no nos apetece hacer. Y a eso se le llama AUTODISCIPLINA: la habilidad de hacer aquello que necesitas hacer para conseguir algo aun sin tener ganas de hacerlo.

Y a pesar de que NO NACEMOS CON LA AUTODISCIPLINA DE SERIE, sí que podemos construirla e incorporarla a nuestra manera de funcionar.
Ahí van unos consejos.

– NO SEAS TAN AUTOEXIGENTE CONTIGO. Es cierto que muchas veces no cumplirás el plan de entrenamiento. Es cierto que alguna vez no harás todo lo que deberías. Pero en vez de empezar a sentirte mal por no haberlo hecho, sentirte derrotado, con culpa y frustrado, déjalo ir. Sentirte mal no te ayudará en nada.

– DESMENUZA TUS OBJETIVOS EN OBJETIVOS MÁS PEQUEÑOS. Si llegas muy cansado a casa, si te cuesta entrenar, empieza con salidas cortas, adaptadas a tus necesidades. ¡Pero empieza! Si quieres escribir un libro, empieza escribiendo una página; si quieres correr una maratón, empieza corriendo 1 km. Una vez empieces, el resto irá solo.

– ENCUENTRA TU RAZÓN PODEROSA. ¿Por qué quieres correr la maratón? ¿Qué buscas con todo ello? Cuando lo sepas, imagínate viviendo ese momento, imagínate las sensaciones placenteras que obtendrás cuando lo consigas. Y utilízalo en momentos de debilidad. Te ayudará.

– HAZLO LO MÁS DIVERTIDO POSIBLE. Ya que tienes que salir a entrenar, hazlo de la forma más divertida que se te ocurra. ¿Que te gusta más correr con gente? Apúntate a un Club. ¿Que te vuelve loco la música? Prepara tu lista de canciones y corre con música. Adapta tu actividad para que de una manera u otra la disfrutes al máximo.

– ACTÚA. Si tienes que salir a entrenar, no estés todo el día pensando en ello. Quédate en el presente. Si no saliste ayer, déjalo ir, tampoco ayuda. Quédate en el presente. No pienses que tienes que salir a entrenar hasta que tengas que hacerlo. Y cuando llegue la hora, ACTÚA. Porque cuanto más lo vayas pensando más difícil te será el hacerlo.

– SI DESISTES, VUELVE A EMPEZAR. Si llevas un tiempo corriendo y de repente dejas de hacerlo, olvídate cuanto antes y vuelve a empezar. Es mejor que no busques la perfección sino la continua mejora.

Y así, con cada pequeño paso que das, con cada pequeño éxito que consigas, irás construyendo tu AUTODISCIPLINA y verás como poco a poco vas teniendo un MAYOR CONTROL SOBRE TUS ACCIONES. Y eso deriva en un MAYOR CONTROL SOBRE TU VIDA.

¿Quién quiere unirse a mi reto?
¿Lo conseguiremos?
Contadme si lo vais logrando. ¡Ánimo!

PARA QUÉ ARRASTRAR LOS PROBLEMAS, MÉTALOS EN UN CAJÓN (por Mar Rovira, Psicóloga del deporte)

Image

Maria Teresa Guardiola, de 92 años, es una de las personalidades más asombrosas en el mundo de la medicina. Un ser excepcional con una vida digna de guión de Hollywood.
En este pequeño espacio quiero difundir algunas de sus enseñanzas y ANIMO A APLICARLAS, ya que como su autora afirma: “¡funciona!”

La doctora Guardiola destaca la importancia de hacer un buen uso del pensamiento. Os propongo cuatro reflexiones de la autora que son muy utilizadas en el campo de la psicología y son de una utilidad mayúscula.

HACER UN BUEN USO DEL PENSAMIENTO:

1. NO PENSAR DEMASIADAS COSAS A LA VEZ: es así de simple. Piensa sólo en una cosa y cuando hayas terminado, empieza a pensar otra. No vayas saltando, empujando una idea sobre la otra, deshaciendo el camino y volviendo a empezar. Existen ya estudios que demuestran que este tipo de funcionamiento es altamente perjudicial para la atención, entre otros.

2. PENSAR EN POSITIVO: consiste en EDUCAR al pensamiento a centrarse en lo positivo. Hay que practicar, pues se tiene que convertir en un HÁBITO. Y ya sabemos todos como se consigue eso…

3. PENSAR EN EL PRESENTE: ACTUAR. Habrá gente que se pase la vida entera sin vivir un solo día. Lo irrepetible de cada momento hay que vivirlo y eso se consigue centrándose en el aquí-y-ahora. No proyectemos tanto o se nos escapará la vida.

4. DIRIGIR EL PENSAMIENTO A LAS POSIBLES SOLUCIONES, NO AL PROBLEMA: normalmente cuando tienes un problema grave, te ofuscas, no puedes pensar con claridad y no encuentras salidas. Y si no encuentras salidas, ¿cómo vas a buscar soluciones? Una buena estrategia es dejar de centrarse en el problema. Habrá cosas que no se puedan cambiar (proceso de ACEPTACIÓN) pero cambiar el foco de atención te guiará hacia el camino de las alternativas. Y todo empieza relativizando el problema, por muy duro que sea. Así evitas convertirte en VÍCTIMA y coges las riendas de tu vida.

Otro de los pilares que la Dra. Guardiola defiende a capa y espada es la RESPIRACIÓN. No nos centraremos aquí en su desarrollo pero sí hay que saber que la respiración es un arma de defensa del organismo y saber utilizarla correctamente nos dará una mayor calidad de vida.

Por último me gustaría explicar una de las técnicas más efectivas que nos ha regalado esta gran mujer y que ha sido difundida por todo el mundo.

LA TÉCNICA DE LOS CAJONES PSICOLÓGICOS
Esta técnica básicamente consiste en realizar una tarea y cerrarla una vez acabada para que no nos vaya acompañando el resto del día. Así, al llegar la noche, no estaremos saturados, embotados y con la energía por los suelos. A Maria Teresa le gusta ejemplificarlo de la siguiente manera.

CAJON 1: Abres los ojos. Te despiertas. Te llenas de positividad. Miras por la ventana y si está lloviendo piensas: “¡qué maravilla!Los campos estarán contentos con tanta agua.” Te aseas y te preparas para ir a trabajar. Ahora cierras el cajón respirando profundamente, prestando atención al aire que entra y sale. Y ya no piensas más en eso. Se acabó. Pasa a lo siguiente.

CAJÓN 2: …

CAJÓN 3: En el trabajo intentas hacer lo que sabes hacer de la mejor manera posible. Y si no sale bien, mañana saldrá mejor. Recuerda que cada día aprendemos. Intenta crear un equilibrio con la gente con la que trabajas para sentirte como en casa. ¿No queremos todos estar en casa? ¡Pues sintámonos como en ella! Una vez acabado el trabajo, cierra el cajón respirando profundamente. De ahí ya no sale nada.

CAJÓN 4: Hora de comer. Atento: estás aquí para comer, no para hablar de trabajo, atender una urgencia de un compañero o discutir un punto de la reunión. Es el momento de comer, repito. Agradecemos la comida que tenemos delante y ponemos toda la atención en ella. Y comemos bien (poco a poco, masticando mucho, poca cantidad a la vez, bebiendo entre plato y plato…). Y cuando se acaba…se cierra el cajón.

Y así vamos abriendo y cerrando cajones hasta la hora de dormir. Con los pensamientos bien guardados seguro que el sueño será reparador.

Con estas pequeñas enseñanzas, grandes si se PRACTICAN, mi pequeño homenaje a esta doctora solemne.

Gracias por compartir con nosotros su sabiduria.